El transporte, de lo más contaminante en CdMx

Recomiendan expertos reforestación y uso de tecnologías limpias.

Al participar en el conversatorio La Cruda Verdad de la Contaminación en México, expertos universitarios señalaron que los mayores generadores de contaminantes en la capital del país son el sector de producción de energía, así como el transporte público y privado, y coincidieron en que la reforestación es una medida que contribuiría a disminuir este problema ambiental, pero con especies nativas.


Según ONU-Hábitat, en algunas zonas metropolitanas, como el Valle de México, las emisiones generadas por vehículos, representan hasta 60 por ciento de la contaminación total por partículas suspendidas gruesas (PM 10).


Nimcy Arellanes Cancino, de la Unidad Académica de Estudios Regionales de la Coordinación de Humanidades; Ricardo Torres Jardón, del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático (ICACC); Bertha Oliva Aguilar, del Instituto de Investigaciones en Materiales, Unidad Morelia, y Ofelia Morton Bermea, del Instituto de Geofísica, consideraron que programas como el Hoy no Circula han permitido disminuir la emisión de contaminantes como el plomo; sin embargo, se incrementó la presencia de otros elementos en ambiente urbano como el platino y el antimonio.


Al respecto, Ofelia Morton expuso que en los últimos 14 años los metales contaminantes disminuyeron drásticamente en el ambiente atmosférico de Ciudad de México (CdMx), uno de ellos es el plomo; los autos ahora tienen catalizadores que usan platino para descomponer el monóxido de carbono en dióxido de carbono; esto podría explicar por qué ha aumentado hasta en 700 veces la concentración de platino en el medio ambiente urbano.


Reiteró que, en el contexto de evaluación en el tiempo, tenemos metales que disminuyeron en el ambiente, como el plomo, pero otros que incrementaron como el platino y el antimonio; considerando que esta capital tiene más de cinco millones de autos, podemos plantear el porqué ha aumentado hasta 700 veces la concentración de platino en el medio ambiente urbano.


Asimismo, dijo que, como parte de las evaluaciones realizadas durante 11 años con un grupo de investigadores para determinar la procedencia de las fuentes contaminantes se determinó que, en promedio, 65 por ciento de los metales en la atmósfera de CdMx son de origen geogénico, es decir provienen de la difusión de polvos, sobre todo del norte de la capital de México.


Ricardo Torres, por su parte, indicó que en el país gran parte de estas emisiones emanan de la generación de energía y, principalmente, del uso del petróleo que en México se produce, tomando en cuenta que la mayor proporción del crudo que se obtiene es “sucio” a pesar del proceso de refinación al que se somete.


Las propuestas del ICACC, comprobadas con datos, es ya no usar combustibles sucios para evitar la generación de gases de efecto invernadero, “pero la política es construir una refinería, compramos otra, seguimos usando más combustibles nacionales y estamos cortando el paso a tecnologías limpias”, añadió.


En su intervención en la Feria de las Ciencias y las Humanidades 2021, el ingeniero químico puntualizó que de 2010 a la fecha los niveles de partículas finas suspendidas, el ozono y otros contaminantes de origen fotoquímico, incluso hidrocarburos que son precursores de ozono, se han sostenido o van creciendo nuevamente porque no ha habido congruencia entre la política y lo que se debe controlar.


Acotó que el país va rezagado en cuestión de aplicación de tecnologías limpias, muchas veces porque hay una separación entre política y ciencia en el tema de calidad del aire y cambio climático.


Sistemas de monitoreo


Bertha Oliva Aguilar refirió que en un estudio de la Organización Mundial de la Salud figuran dentro del ranking de las metrópolis mexicanas más contaminadas Monterrey, Toluca, Salamanca, León, Irapuato y ubica en séptimo lugar a Ciudad de México.


Ante ello, aseveró que los sistemas de monitoreo ambiental no están correctamente instalados, hay fallas en los protocolos, tanto de instalación como de medición de contaminantes atmosféricos, en particular en Ciudad de México.


“Si tenemos una estación de monitoreo colocada tramposamente, es decir en azoteas o en sitios alejados de los puntos críticos donde hay emisiones puntuales de contaminantes, obviamente ésta adquirirá valores que no son reales”, prosiguió.


En tanto que Nimcy Arellanes insistió en que la reforestación es una de las principales acciones para controlar la contaminación en las urbes con el uso de especies nativas.


Por otro lado, concluyó que es indispensable tomar conciencia del ahorro de energía, disminuir el consumo de ropa y calzado, así como aprovechar la luz del día para realizar gran parte de nuestras actividades.