top of page

El feminismo marcha dividido, pero con objetivos comunes en el 8M


El feminismo marcha dividido, pero con objetivos comunes en el 8M
El feminismo marcha dividido, pero con objetivos comunes en el 8M

Este viernes 8 de marzo, en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, se espera una serie de movilizaciones en todo el territorio español. Desde la emblemática manifestación de 2018 que situó a España en la vanguardia del feminismo mundial, el movimiento ha crecido considerablemente, aunque persisten desafíos significativos en la lucha por la igualdad de derechos y oportunidades. 


Las protestas tienen como objetivo principal poner fin a la violencia machista, la discriminación y la brecha salarial, entre otros reclamos. Sin embargo, este año, el feminismo se presenta dividido en algunas ciudades, como Madrid, principalmente debido a divergencias en puntos de vista sobre la Ley trans y la abolición de la prostitución, así como tensiones políticas. 


En Madrid, dos convocatorias separadas tomarán las calles. Por un lado, el Movimiento Feminista de Madrid marchará bajo el lema ‘La prostitución no es un trabajo. ¡Abolición ya!’, mientras que la Comisión 8M se manifestará para denunciar las violaciones de derechos humanos en Gaza y reivindicar los derechos trans. Esta división también se refleja en otras ciudades y en fechas como el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. 


El Movimiento Feminista de Madrid se opone a la Ley trans, aprobada en febrero de 2023, y aboga por la abolición de la prostitución y la pornografía, considerándolas elementos centrales de la cultura de la violación. Por otro lado, la Comisión 8M defiende una manifestación inclusiva y diversa, destacando la importancia de los derechos trans en la agenda feminista. 


A pesar de estas divisiones, el feminismo ha experimentado un crecimiento notable en España en los últimos años, logrando avances significativos, como el Pacto contra la Violencia de Género y la ley del “solo sí es sí”. No obstante, persisten desafíos como los feminicidios, la brecha salarial, el trabajo de cuidados no remunerado y la representación política desigual. 


El 8M, las mujeres salen a las calles para exigir un futuro mejor para las próximas generaciones y para seguir luchando por una sociedad más justa e igualitaria. 

0 comentarios

Comments


bottom of page