Educación integral, factor clave para romper el círculo de la pobreza

Actualizado: 19 abr


Para la empresa Reckitt, el principal desafío al que se enfrenta en el ámbito en el que se desarrolla, es lograr que niñas, niños, mujeres y hombres de México tengan acceso a la educación por igual, ya que a pesar de que la brecha de género se ha reducido con el paso del tiempo, aún existen múltiples áreas de oportunidad en las que las mujeres tienen un largo camino por recorrer; por ejemplo, el acceso a la educación de las niñas ha mejorado en los últimos 25 años a nivel mundial y la tasa de matriculación femenina ha aumentado del 73% al 89% en dicho periodo, y aun así continúan con más probabilidades de sufrir exclusión educativa.


De acuerdo con lo anterior y tomando como base el contexto histórico de México, la firma detectó que la educación integral es el factor clave para romper el círculo de la pobreza, debido a que es la herramienta que permite potenciar habilidades, aumenta oportunidades laborales y a su vez los ingresos.


“En Reckitt lo tenemos muy claro, educar se traduce en empoderamiento, así como contamos con iniciativas 2030, alineadas a la agenda de la ONU, como PARESS y Abrazando la Vida, apoyamos proyectos en el sector salud para ayudar a visibilizar la voz femenina, el más reciente es el libro “Mujer, Ciencia y Esencia”, una recopilación sobre las experiencias y retos de las más reconocidas pediatras de México que nos comparten los temas que han superado como mujeres a lo largo de su carrera profesional”, destacó Nathalie Darres, directora de Marketing en Reckitt.


Mujer, Ciencia y Esencia, es un reconocimiento especial a todas las mujeres profesionales de la salud, que no solo se centra en literatura científica, sino que toma en cuenta la perspectiva personal y emocional de sus autoras. Cualidades como el amor, la capacidad de dar y de ayudar unieron a estas mujeres para realizar el libro que es un texto de motivación y liderazgo para inspirar a futuras médicas.


Entre las iniciativas de mayor impacto de Reckitt se encuentra “PARESS”, una alianza entre Reckitt, Fundación México Vivo, UNFPA, IPN, entre otros, que mediante una hoja de ruta busca disminuir el embarazo no deseado en adolescentes y jóvenes, uno de los principales retos de salud pública en México, pues el país ocupa el primer lugar en el tema entre los países de la OCDE.


Desde su lanzamiento, en 2019, PARESS ha ido creciendo al punto de contar con colaboraciones como con INEGI, OXXO y Farmacias del ahorro.


Otra iniciativa alineada a la agenda 2030 que ha tenido gran impacto en territorio mexicano es “Abrazando la vida”, un programa en alianza con UNFPA México y Fundación México Vivo que se focalizó en los estados de Guerrero y Oaxaca y consiste en apoyar a parteras de comunidades indígenas con componentes de educación como salud y planificación familiar, así como un componente de desarrollo económico.


Cabe destacar que hasta ahora, las iniciativas de Reckitt han impactado de manera positiva a más de 15 millones de personas, con más de 525,000 horas de educación, se han donado alrededor de 4.8 millones de productos y han colaborado con más de 20 aliados de ámbitos nacionales e internacionales.


“Consideramos que la clave del éxito de la estrategia de responsabilidad social de Reckitt para poner la educación como una herramienta real de solución a largo plazo es generar iniciativas donde la prioridad es el factor humano y hacer lo correcto, esto con un modelo probado y aceptado a nivel mundial, además como empresas ya no podemos ver la responsabilidad social como algo opcional, sino como un profundo compromiso por el futuro de nuestro planeta y sociedad. Debemos tomar la iniciativa para el cambio a través de la educación y el posterior empoderamiento”, apuntó Nathalie Darres.


Fuente: El Economista

29 visualizaciones