Dos noticias sobre mujeres

Tu eres lo más importante,

nunca olvides esta opción,

quererte y valorarte...

es la única condición.

Julia Zapata Rodrigo

"Alma perdida"


Por José Manuel Rueda Smithers


PRIMERO LA MALA, así con mayúsculas:


Cada año, 65 por ciento de las víctimas de trata son mujeres.


Y así, cada 30 de julio se conmemora el DÍA MUNDIAL CONTRA LA TRATA DE PERSONAS, en el que los gobiernos, asociaciones y la sociedad en general muestran su compromiso en torno de la toma de conciencia sobre las víctimas de este delito, pero deben subrayar ese compromiso todos los días del año.


Sin embargo, es preocupante ver que este asunto no permea en nuestras sociedades. Al contrario, cada vez se notan más los esfuerzos oficiales por ocultar las cifras y la gravedad del asunto. Sí, creo en las complicidades hasta en lo internacional. No importa el país, que conste.


En tan sólo seis años, en México se cuentan casi cinco mil víctimas del delito de trata de personas, de las cuales 3 mil 153 fueron mujeres, es decir el 65.4 por ciento, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).


Ya hablando en presente, en lo que va de 2021, de 274 mujeres registradas como víctimas de trata, 63 casos correspondieron al Estado de México, 58 a Nuevo León, 32 a la Ciudad de México, 24 a Baja California y 20 a Puebla, como las entidades con más afectadas que lograron ser rescatadas.


Las entidades que este año no han registrado mujeres víctimas de trata de personas son Baja California Sur, Campeche, Colima, Durango, Guanajuato, Guerrero, Sonora y Yucatán. Esto, también de acuerdo con el conteo del SESNSP.


Una cosa es que se tenga o no registro de los casos, pero otra, definitiva, es que existen realmente, aunque las autoridades no puedan contabilizarlas como tal.


Por eso hay que alzar la voz y entender que la trata de personas es un fenómeno que impacta a todos los países, de acuerdo con análisis realizados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


En México existen muchas voces comprometidas. Una de ellas, aunque la han atacado mucho por su quehacer político más que por su compromiso social, es la de la activista Rosi Orozco, presidenta de la organización Comisión Unidos Contra la Trata, A. C. Anti Human Trafficking, por lo que va algo de lo que hace en estos momentos, como parte de las actividades del Día Mundial contra la Trata de Personas:


Jornada de activismo, que inició el 26 de julio. Se organizaron mesas binacionales con autoridades y organizaciones sociales de México y Estados Unidos para intercambiar ideas, estrategias, programas y casos de éxito de personas rescatadas. Esperamos las conclusiones, y con gusto las publicaremos.


¿Y qué derechos le asisten?

Hoy la justicia es muy lenta.

Ya su cuerpo dice ¡basta!

No tolera más violencia.

Ayudemos a mujeres

a librarse del verdugo,

¡elevemos nuestras voces!,

¡denunciemos los abusos!

Poema “Elevemos nuestras voces”, de Arjona Delia, 2014


Y ahora la buena noticia:


En Veracruz se instaló la Mesa Técnica de Coordinación Institucional para Garantizar el Acceso a la Justicia y la Atención Integral de Mujeres y Niñas, y la de Trabajo para Atención y Seguimiento de Casos de Desaparición de Mujeres, Niñas y Adolescentes en el estado de Veracruz, esta última, la primera en su tipo en el país.


Fue un evento en el que la parte interesante no es quiénes estuvieron, sino el para qué se reunieron en ese hermoso estado. La presidenta del Inmujeres, Nadine Gasman Zylbermann, reconoció la labor de las organizaciones de la sociedad civil y de los colectivos de mujeres, al explicar el sentido de estos trabajos, que se expanden y que, afortunadamente, ya no pararán.


“Esta vinculación con las mesas de coordinación es estratégica para juntar temas, esfuerzos y las posibilidades que permitan responder a las mujeres, las niñas y las adolescentes con políticas que no sólo combatan la violencia, sino que construyan la paz”, destacó.


Nada más para recalcar algo que debería ser cotidiano, y no ser la nota en los medios. Fíjense las últimas palabras de lo dicho ese día por la presidenta del Inmujeres: “políticas que no sólo combatan la violencia, sino que construyan la paz”.


Definitivo, hay que seguir por ahí. ESA ES UNA LÍNEA BIEN MARCADA, no importa si es un país, un estado, un municipio, una colonia o una casa: ALTO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y ALTO A LA TRATA DE PERSONAS.