Diseñan sistema de ultrasonido robótico para monitorear derrames cerebrales de forma no invasiva

Cada año en México se registran 170 mil accidentes cerebrovasculares, lo que representan una importante carga de atención médica.

El accidente cerebrovascular es una enfermedad que requiere una intervención rápida, y evaluarlo incorrectamente puede conducir a diagnósticos erróneos y retrasos en el tratamiento, lo que puede resultar en la muerte o discapacidad de los pacientes.


Hablando de innovaciones médicas mundiales, el Hospital Houston Methodist es el primero en Estados Unidos en usar un nuevo sistema de ultrasonido robótico diseñado para medir y mostrar, de manera no invasiva, información objetiva del flujo sanguíneo cerebral en tiempo real y detectar si existe una embolización cerebral.


La plataforma robótica totalmente autónoma combina un dispositivo de ultrasonido neurovascular con una aurícula robótica que recopila datos de flujo sanguíneo bajo la guía de un profesional de la salud.


El Lucid™ Robotic System minimiza la necesidad de personal altamente calificado para aplicar las sondas que detectan y miden el flujo sanguíneo y ajusta de forma autónoma el proceso de detección de manera continua. Por lo que dicha tecnología proporciona a los médicos información crítica que les permite evaluar los trastornos neurológicos.

“Estamos particularmente enfocados en reducir la tasa de accidentes cerebrovasculares y en brindar la mejor atención a los pacientes”, dijo el Dr. Alan B. Lumsden, presidente del Departamento de Cirugía Cardiovascular del Hospital Houston Methodist.