Cuando seas más grande

Por Deborah Buiza

¿Cuándo decidiste lo que hoy eres o a aquello a lo que te dedicas?

Recuerdo cuando estudiaba la preparatoria el conflicto existencial que supuso escoger que carrera cursar, en aquellos días pensaba que lo que decidiera quedaría impreso a fuego y sangre y entonces no podría deshacerlo nunca más, y por esa razón tendría que dedicarme a eso toda la vida, entonces habría que elegir muy bien porque mi vida dependía de ello.


Después de darle mil vueltas tomé la decisión, como había muchas cosas que me gustaban escogí una carrera que abarcaba todos esos intereses y me inscribí. Al paso del tiempo una circunstancia ajena a mí me dio la oportunidad de darme cuenta que yo quería otra cosa y fui afortunada en poder tomar (también) ese otro camino.


¿Cuántas veces en la vida puede uno decidir qué quiere ser en la vida?

A la distancia me doy cuenta que mi angustia por la elección de carrera en su momento fue desproporcionada generada por la idea de “eso escogiste pues eso serás para siempre” y fue por ello que esa elección me parecía tan fundamental, determinante, única, inmóvil y permanente, hoy sé que muy pocas decisiones tienen esas características, pero en casi todo lo demás es posible elegir y elegir varias veces más.


El promedio de vida nos da un tiempo de al menos unos 70 años (más o menos) en el que infinidades de decisiones pueden ser tomadas y en el que podrían caber al menos tres o cuatro cambios de elección de carrera profesional o laboral y de estilo o tipo de vida.


Si nos permitiéramos fantasear, y si pudieras ser otra cosa, ¿qué serías? ¿dónde vivirías? ¿de qué trabajarías?

Cambiar radicalmente de vida no sería fácil, pero existen las posibilidades de hacerlo, de echar a andar otro camino, de buscar otros modos y otros mundos, incluso incursionar en aquellos que en algún momento te hubieran podido parecer imposibles de vivir, pero que ahora con más experiencia, más edad, más recursos, conocimiento, mejores condiciones e incluso con el avance de la tecnología, podrían estar un poco más a la mano que hace años.

Si tuvieras ahora la posibilidad de cambiar tu vida, ¿qué escogerías ahora ser?


¿Te atreverías?