¿Cuál es la diferencia entre agotamiento por calor y golpe de calor?


A medida que aumentan las temperaturas en Estados Unidos, también lo hacen las alertas sobre las enfermedades relacionadas con el calor, que se cobran la vida de más de 600 personas por año en el país. Una pregunta recurrente en este contexto es: ¿cuál es la diferencia entre agotamiento por calor y golpe de calor?


Las enfermedades relacionadas con el calor, tal como explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) suceden en los casos en que tu cuerpo no es capaz de enfriarse a sí mismo de la manera en que necesita, lo que hace normalmente a través del sudor.


Estas condiciones pueden aparecer cuando te expones a temperaturas altas —y especialmente si se combinan con humedad alta, tal como explica la Clínica Mayo— y también influyen en su gravedad otros factores como la actividad física.


El agotamiento por calor y el golpe de calor son dos de las varias condiciones que tú o alguien alrededor tuyo puede sufrir. Aquí te explicamos cómo se diferencian.


Los síntomas

Ambas condiciones comparten algunos síntomas como los mareos, náuseas, dolores de cabeza y desmayos. Sin embargo, otros síntomas pueden ayudarte a diferenciar ante qué caso estás: el golpe de calor se caracteriza por una temperatura corporal elevada, de 39,4 grados Celsius en adelante, según los CDC, por el pulso rápido y fuerte y por la piel caliente, roja, seca o húmeda.


En el caso del agotamiento, mientras tanto, lo que verás es una sudoración intensa, la piel fría, pálida y húmeda, el pulso rápido pero débil y vómitos. También puede haber calambres musculares.


La gravedad


El golpe de calor la enfermedad vinculada al calor "más grave", según la Clínica de Cleveland, ya que la temperatura de tu cuerpo aumenta rápidamente hasta niveles que son peligrosos y puede que dejes de transpirar. En ese momento, "los mecanismos del cuerpo para lidiar con el cuerpo están sobrepasados", explica el Dr. Waters, por lo que si no se trata puede llegar a ser mortal.


El agotamiento por calor es más grave que los sarpullidos o los calambres, pero menos que el golpe: de hecho, puede evolucionar a un golpe de calor si no se trata correctamente, según la clínica.


El tratamiento


Ante un golpe de calor, debes llamar al 911 inmediatamente, dicen los CDC, ya que se trata de una emergencia médica. Mueve a la persona que lo está sufriendo a un lugar más frío, si puedes, y ayuda a que baje su temperatura corporal con un baño frío o ropa fría, por ejemplo. La agencia no recomienda darle a la persona ninguna bebida.


En el caso de agotamiento por calor, mientras tanto, deberías buscar ayuda médica rápidamente si la persona está vomitando, los síntomas duran más de una hora o empeoran. Lo que debes hacer es moverla a un lugar más frío, aplicar las mismas técnicas que en el caso del golpe paras ayudar a bajar la temperatura (también puedes aplicarle paños fríos), soltar la ropa y darle agua para que beba a sorbos.


Las causas a tener en cuenta en las enfermedades por calor


La "temperatura central" de una persona resulta del calor del propio cuerpo combinado con el del ambiente, según la Clínica Mayo.


Para mantener una temperatura central saludable, el cuerpo tiene que "regular la obtención del calor". En climas cálidos, el cuerpo puede enfriarse a través del sudor pero ante una temperatura y humedad muy alta o si realizas un esfuerzo excesivo, en ocasiones no puedes enfriar el cuerpo de una manera eficiente.


En el agotamiento por calor, que puede derivar en un golpe, influyen otras causas como la deshidratación, el consumo de alcohol y cuando llevas un exceso de vestimenta que no permite que el sudor se evapore fácilmente.

10 visualizaciones