Convenio para lograr soberanía en vacunas, fármacos y reactivos

Paso firme orientado a apuntalar la capacidad científica, tecnológica y de innovación: Enrique Graue.

Alcanzar la soberanía nacional en la producción de medicamentos, biofármacos, vacunas, reactivos y sueros es una meta que se podrá lograr a partir de la colaboración y la suma de las distintas capacidades de las instituciones, aseguró el rector Enrique Graue Wiechers.


Al participar, vía remota, como testigo de la firma de un convenio de colaboración entre la Secretaría de Salud federal, los Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), orientado a apuntalar la capacidad científica, tecnológica y de innovación para la fabricación de estos artículos, dijo que es un paso firme para conseguir esta soberanía.


Previamente, el secretario de Salud federal, Jorge Alcocer Varela, celebró el acuerdo, el cual, expresó, representa la sinergia en favor de Birmex y “articula diferentes aristas que solas no son tan eficientes”. Además, se manifestó porque el convenio ayude a recuperar la autosuficiencia en la producción de este tipo de insumos que el país tenía hace unas décadas.


Trabajo nacional


Al enlazarse a la ceremonia en que se signó el documento, en la que estuvo el coordinador de la Investigación Científica de la UNAM, William Lee Alardín, el rector recordó que junto con el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) el Instituto Politécnico Nacional (IPN), así como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y otras instituciones se trabaja en el desarrollo de la vacuna contra la Covid-19, llamada Patria.


La directora general del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla Roces, expuso que la recuperación de la soberanía en materia de salud está directamente relacionada con el desarrollo e impulso de la ciencia, la tecnología y la innovación nacionales.


México, agregó, necesita del talento de los científicos, estudiantes y becarios de sus sólidas universidades públicas: la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el IPN y el Cinvestav, así como de los centros Conacyt, universidades estatales e instituciones de salud pública como el IMSS y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado en los que se desarrolla investigación robusta.


El director general de Birmex, Pedro Zenteno Santaella, detalló que el acuerdo busca consolidar la distribución y producción de sueros, biofármacos, vacunas y reactivos que permitirán a nuestro país no sólo recuperar la soberanía nacional, sino además garantizar el respeto al derecho humano a la salud y estar preparado para atender cualquier emergencia de salud.


Para eso, se centrarán los esfuerzos en áreas como la virología, biotecnología molecular, inmunología, desarrollo de fármacos, genómica, proteómica, vacunología, epidemiología, entre otras.


En la firma del documento participaron: el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del gobierno federal, Hugo López-Gatell Ramírez; el director general del IPN, Arturo Reyes Sandoval; el rector general de la UAM, Eduardo Peñalosa Castro; el director general del Cinvestav, José Mustre de León, entre otros funcionarios.