top of page

Construyen un árbol artificial capaz de transformar agua en oxígeno

Redacción Joel Charles


Una antena que asemeja los procesos de un árbol, la principal novedad de este proyecto es su capacidad de transformar el agua en oxígeno, en un proceso que recuerda al de la fotosíntesis.


Un grupo de investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza, han construido un dispositivo similar a una antena parabólica que utiliza la luz solar para convertir el agua en hidrógeno, oxígeno y calor, y obtener de este modo energía.


Este llamado “árbol artificial” por sus desarrolladores, es aún un prototipo, pero sus potenciales aplicaciones pueden extenderse al ámbito industrial, comercial o incluso residencial.


La comercialización de este tipo de aparatos ya se ha puesto en marcha y se desplegará primero en una planta de demostración que surtirá de energía a una fábrica de metales de Lausana y a los hospitales de esta ciudad.


La empresa SoHHytec, derivada de la EPFL, cree que este sistema podría cubrir la mitad de las necesidades energéticas y de calor que un hogar medio suizo de cuatro personas necesita en un año.


Según las primeras comprobaciones de los ingenieros, la potencia de salida del reactor es de más de 2 kilovatios de energía, lo que para la directora del Laboratorio Científico-Técnico de Energías Renovables de la EPFL, Sophia Haussener, "representa un paso realmente alentador hacia la realización comercial de esta tecnología".


La obtención de hidrógeno a partir de agua mediante el uso de la energía solar no es algo nuevo, pero la principal novedad de este proyecto sin duda son el oxígeno y el calor que se producen en este proceso que recuerda a la fotosíntesis.


Los rayos solares se concentran en un plato parabólico sobre el que se sitúa un reactor fotoelectroquímicas al que se bombea agua y en el que, a partir de todos estos elementos, se provoca un fenómeno de electrólisis que permite la separación de las moléculas de hidrógeno y oxígeno.


Pero este proceso también genera calor y, por lo tanto, más energía que podría aprovecharse para sistemas de calefacción ambiental, según los expertos.

0 comentarios
bottom of page