Conoce a Quetzal, el superauto eléctrico mexicano desarrollado por estudiantes

Jóvenes estudiantes de la UAEMex buscan hacer historia con Quetzal V3, el primer superauto solar 100 por ciento mexicano.

El Hyadi Solar Racing Team, es un equipo de jóvenes estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) de diferentes carreras como Ingeniería Electrónica, Diseño Industrial, Mecánica, entre otras más, que desarrollan el primer auto deportivo que funcionará con energía solar para la competencia virtual Bridgestone World Solar Challenge 2021.


Cabe mencionar que el Bridgestone World Solar Challenge es la competencia más prestigiosa de autos solares del mundo. En 2021 la competencia premiará al vehículo que cruce Australia en menos de cuatros días usando energía solar, pero debido a la crisis sanitaria está se llevará a cabo de forma virtual.


“El concepto principal viene del quetzal, porque en la cultura mexicana era acompañante del Dios del Viento (Ehécatl), como el viento es un elemento importante en nuestro proyecto está relacionado con la aerodinámica”, mencionó Antonio Velázquez a cargo del área de diseño y manufactura.


Hyadi es una palabra que deriva del Otomí que significa “sol” y, el objetivo de Agustin Sánchez Ruiz, líder del equipo universitario, es construir y diseñar automóviles solares para competir. El Quetzal V3 está inspirado en la aerodinámica del ave prehispánica, así como en los colores verde, rojo y azul, que con la curvatura permite que el viento deslice fácilmente y pueda tomar mayor velocidad.


El vehiculo tiene por nombre Quetzal V3, tiene una longitud de 4.5 metros por 1.80 de ancho, está diseñado para dos pasajeros, pesará menos de 600 kilos y contará con cinco metros cuadrados de paneles solares, su principal fuente de energía, para alcanzar de 72-85 kilómetros por hora en velocidad promedio y entre 120 y 140 kilómetros por hora en velocidad fija, lo cual no es conveniente debido al gasto energético.


El proyecto Hyadi ha iniciado algunas campañas de apoyo para recaudar el costo de manufactura que ronda aproximadamente entre los 5 y 6 millones de pesos, debido a las piezas únicas que fabrican y a los materiales implementados. Por ejemplo, los motores que van metidos en las llantas en lugar de llevar dirección, sistemas de ventilación y sensores de última tecnología (similares a un automóvil Tesla), celdas solares flexibles e interfaz y navegación con tablets.


La campaña para poder ayudar el proyecto se llama “#PonteLasPilas y adopta una batería”, en la que invitan a las y los mexicanos a donar desde el mínimo para tener una de las 900 baterías del Quetzal con tu nombre, hasta 5 mil pesos que les daría derecho de conocer y subirse al auto una vez terminado.


El Hyadi Solar Racing Team, hace hincapié en la importancia de la competencia, pues sería la segunda vez que México participa en un evento de este nivel. La última vez que se presentaron fue en la década de los 90, con un auto diseñado por la Universidad Nacional Autónoma de México.


“Vamos a hacer un poco de historia, porque somos los únicos actualmente que estamos construyendo un proyecto de este estilo y que vamos a competir con universidades de todo el mundo, de Países Bajos y alemanas, que son líderes en tecnología solar”, explicó Agustín Sánchez.


Con Quetzal, los alumnos de la UAEMex pretenden posicionar a la ingeniería mexicana dentro de los desarrolladores de automóviles eléctricos sustentables. De igual modo, quieren que este proyecto sea la muestra de que jóvenes estudiantes pueden marcar la diferencia gracias al trabajo en equipo, junto al sector público y a la iniciativa privada se pueden crear grandes proyectos vanguardistas.