top of page

Científicos japoneses revelan la verdad del monstruo Tully

Redacción Joel Charles


Haciendo uso de tecnología en imágenes 3D, los científicos japoneses encontraron evidencia de que el monstruo de Tully, un enigmático animal que vivió hace unos 300 millones de años, no era vertebrado como muchos creían.


El monstruo Tully durante más de medio siglo ha confundido a los paleontólogos, con su extraña anatomía, la cual hace difícil su clasificación.


Recientemente, un grupo de investigadores propuso la hipótesis de que Tullimonstrum era un vertebrado similar a los ciclóstomos (peces sin mandíbula como la lamprea y el mixino). Si lo fuera, entonces el monstruo de Tully podría llenar un vacío en la historia evolutiva de los primeros vertebrados. Los estudios hasta ahora han apoyado y rechazado esta hipótesis.


Pero los japoneses usando imágenes en 3D, han encontrado la respuesta después de descubrir ciertas características detalladas del monstruo Tully, las cuales sugieren fuertemente que no era aún vertebrado. No obstante, aún está por decidirse su clasificación exacta y determinar qué tipo de invertebrado era.


En la década de 1950, Francis Tully disfrutaba de su afición a la caza de fósiles en un sitio conocido como Mazon Creek Lagerstätte en el estado estadounidense de Illinois, cuando descubrió lo que más tarde se conocería como el monstruo de Tully.


Este "monstruo" marino de 15 centímetros (en promedio) y 300 millones de años resultó ser un enigma, ya que desde su descubrimiento los investigadores han debatido dónde encaja en la clasificación de los seres vivos (su posición taxonómica).


A diferencia de los restos de dinosaurios, los cuales son prácticamente huesos, y se encuentran en forma de fósiles, el monstruo de Tully tenía un cuerpo blando, por lo que encontrar huellas sobre esta especie es más complicado de lo que se piensa, fue entonces cuando en 2016 un grupo de científicos en Estados Unidos sugirieron que podría tratarse de un vertebrado, luego de encontrar huellas de estos animales en el lodo submarino.


"Creemos que se ha resuelto el misterio de que sea un invertebrado o un vertebrado", dijo en un comunicado Tomoyuki Mikami, estudiante de doctorado en la Escuela de Graduados en Ciencias de la Universidad de Tokio en el momento del estudio y actualmente investigador en el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia.


El equipo estudió más de 150 monstruos de Tully fosilizados y más de 70 fósiles de otros animales variados de Mazon Creek. Con la ayuda de un escáner láser 3D, crearon mapas tridimensionales codificados por colores de los fósiles que mostraban las pequeñas irregularidades que existían en su superficie a través de la variación de color.


La tomografía microcomputarizada de rayos X (que usa rayos X para crear secciones transversales de un objeto para que se pueda crear un modelo 3D), también se usó para observar su probóscide (un órgano alargado ubicado en la cabeza). Estos datos 3D mostraron que las características utilizadas anteriormente para identificar al monstruo de Tully como un vertebrado no eran en realidad consistentes con las de los vertebrados.


Aunque los investigadores confían a partir de este estudio en que el monstruo de Tully no era un vertebrado, el siguiente paso de la investigación será responder a qué grupo de organismos pertenece, posiblemente un cordado no vertebrado.

0 comentarios

Comentários


bottom of page