top of page

Cerca del 73% de las personas con asma no están diagnosticadas de forma adecuada



  • Detección inadecuada ocasiona mala calidad de vida, ausentismo escolar y laboral, y puede poner en riesgo la vida

Hasta 73 por ciento de las personas con asma no están diagnosticadas de forma adecuada, debido a que en ocasiones confunden la enfermedad con otros padecimientos o no buscan atención médica, alertó la neumóloga adscrita a la Clínica de Asma del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) “Ismael Cossío Villegas”, Monserrat Evelia Arroyo Rojas.

Durante la sesión informativa para conmemorar el Día Mundial del Asma, la cual estuvo encabezada por el director general del INER, Jorge Salas Hernández, la especialista detalló que la detección inadecuada de asma ocasiona mala calidad de vida, ausentismo escolar y laboral, mayor uso de los servicios de urgencias y más riesgo de mortalidad por esa causa.

Indicó que entre 30 y 35 por ciento de pacientes tiene sobrediagnóstico de asma; es decir, no tienen la enfermedad, pero les prescriben fármacos para ese padecimiento; al no recibir tratamiento adecuado, no alivian los síntomas.

Explicó que la confirmación del diagnóstico de asma requiere historia clínica para conocer si la persona es fumadora, convive con mascotas o está expuesta a contaminantes. Asimismo, se le aplican pruebas de función pulmonar.

Detalló que existen estudios precisos para diagnóstico de asma, como la espirometría, que permite conocer el flujo respiratorio máximo. En las interconsultas es necesario medir la función pulmonar y la disminución o control de los síntomas.

El asma es una enfermedad heterogénea, caracterizada por la inflamación crónica de las vías respiratorias, tos, dificultad respiratoria, opresión del tórax, sibilancias y limitación del flujo de aire.

En su ponencia “Optimizando el diagnóstico del asma en todos los niveles de atención”, subrayó la necesidad de que las personas en general y profesionales de la salud de primero y segundo nivel de atención tengan conocimiento sobre los síntomas.

La especialista señaló que una característica particular del asma es que los síntomas empeoran por la noche, con tos, sibilancias, presión en el pecho y falta de aire; regularmente se presentan después de una infección viral, exposición al humo de tabaco, olores intensos o fuertes emociones.

Al respecto, la neumóloga adscrita a la Clínica de Asma del INER, Katia Rivera Calderón, señaló que el tratamiento adecuado controla la enfermedad, evita las exacerbaciones, la obstrucción crónica del flujo aéreo, los síntomas diurnos, nocturnos y después de hacer ejercicio, lo que reduce el riesgo de mortalidad.

Expuso que es necesario evaluar y reevaluar al paciente, ajustar el tratamiento, revisar la respuesta al medicamento y verificar las comorbilidades que pueden influir en la respuesta al tratamiento.

Los pilares de la atención integral son: medicamento óptimo, control de los síntomas, así como revisión de ambientes laborales, personales y del hogar que afectan la salud emocional del paciente. El control se alcanza cuando los síntomas se reducen o desaparecen con el tratamiento.

Durante la inauguración de la sesión académica, el director general del INER, Jorge Salas, señaló que la Clínica del Asma es referente nacional e internacional en el tratamiento de la enfermedad, donde además de brindar atención integral, se desarrolla investigación orientada a mejorar el diagnóstico y encontrar tratamientos que mejoren la calidad de vida del paciente.




0 comentarios

Comments


bottom of page