Capacitan a campesinos para proteger a la mariposa monarca

La alianza BASF-GIZ impulsa su conservación en zonas agrícolas que forman parte de la ruta de migración e hibernación del insecto.

Para proteger la migración de mariposas monarca en las zonas agrícolas por donde transitan hacia los bosques del centro de México, la empresa BASF México y la Cooperación alemana para el desarrollo sustentable (GIZ) impulsan la iniciativa Alas para el campo que promueve buenas prácticas agrícolas y el buen manejo de agroquímicos.


“Tenemos que trabajar para consolidar una agricultura que regenere, que sea responsable y que sea sustentable. Considerando el viaje que tiene la monarca durante su ruta migratoria todos los años, tenemos zonas agrícolas, la agricultura requiere de muchos cuidados en cuanto al buen uso; los agricultores y el campo son los principales actores para lograr el éxito de esta iniciativa”, señaló Manuel Cortés, gerente de Asuntos Regulatorios y Custodia de Producto de BASF México, Centroamérica y el Caribe.


En conferencia presentada en el contexto de la Expo virtual Alemania-Latinoamérica, Paulina Campos, directora del Proyecto de Conservación de la Biodiversidad en el Eje Neovolcánico de GIZ destacó que la alianza se creó para proteger a la mariposa monarca y otros polinizadores, alineada a los objetivos de la empresa y a las problemáticas actuales de la mariposa monarca, “nos enfocamos a la implementación de buenas prácticas agrícolas en la ruta migratoria de la mariposa monarca, teniendo esto como uno de los temas claves para la protección”.


Destacó que entre los desafíos que enfrenta la monarca al migrar a México están los sitios de alimentación, ya que hay grandes campos sin zonas de refugio para polinizadores, falta de flores de néctar para alimentarse y en algunos casos, falta de agua.


En el documental de Milenio, “Monarca, el espíritu del bosque: Un viaje de ida y vuelta”, se muestran otros de los desafíos que ese insecto de medio gramo de peso, enfrenta durante su migración al centro del país; como las condiciones climáticas extremas que la obligan a detener su vuelo.


Además, Paulina Campos destacó que las malas prácticas agrícolas, como la quema o el mal uso de productos químicos para cultivo pueden afectar la salud de los ecosistemas y los espacios donde las mariposas y otros polinizadores se encuentran, resaltó.


De esa manera, dijo que el proyecto está enfocado en tres líneas de trabajo: fomento de buenas prácticas agrícolas en el campo; la generación de áreas de refugios para los polinizadores, que pueden ser en las mismas zonas cultivables, ciudades, jardines, balcones o espacios comunes, y una línea de trabajo con capacitación y fortalecimiento de las capacidades y conocimiento, sensibilización sobre la importancia de la mariposa monarca y otros polinizadores para la agricultura.


“El objetivo es trabajar con los agricultores y la comunidad para preservar el hábitat de la monarca y lograr esa participación activa, en agricultores y el resto de la comunidad.


Implementar agendas internacionales y compromisos que tenemos en México, como la agenda 2030 (…) Ante esta situación es que hemos decidido enfocar nuestro trabajo con los agricultores en el buen uso y manejo de los productos agrícolas y en buenas prácticas”, indicó.


En ese sentido, Manuel Cortés destacó que aún en plena pandemia, la iniciativa “Alas para el campo” han capacitado en los últimos 18 meses a 102 agricultores sobre los programas de campo limpio, impartido dos seminarios por parte de la alianza GIZ-Conanp en el diseño de materiales didácticos para agricultores de manera virtual.


Reconoció que es imposible cubrir todo el territorio nacional, por lo que la iniciativa se concentró en una zona piloto, dada la importancia que representa para el monarca, en Metztitlán Hidalgo, así como en Toluca y Valle de Bravo en el Estado de México.


Destacó que como parte del fortalecimiento del Programa Campo Limpio se han instalado 8 centros de acopio primario para la recolección de envases vacíos de agroquímicos, a fin de que no contaminen los cuerpos de agua, donde se hidratan los polinizadores. Además de que se han instalado jardines de polinizadores.


“En BASF capacitamos a los agricultores sobre el buen uso y manejo de los agroquímicos, en el uso de la protección para ellos, la técnica del triple lavado de envases vacíos que contenían plaguicidas e impulsamos el programa de campo limpio”, dijo. Añadió que se hizo un censo de principales especies nectaríferas, por lo que ya “tenemos el primer manual que identifica las principales especies de plantas que proveen néctar a los polinizadores”.


En su oportunidad, Verónica Hernández, directora de Asuntos Corporativos y de Gobierno de BASF México, Centroamérica y el Caribe resaltó que BASF, es una empresa química con más de 150 años a nivel global, y más de 55 años en México, cuyo “propósito fundamental es crear química para un futuro sostenible”.