Braquiterapia, la nueva tecnología de punta en la lucha contra el cáncer de mama

El Hospital Houston Methodist es uno de los líderes en tratar pacientes con cáncer de mama de manera muy exitosa a través de braquiterapia.

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente entre las mujeres en el mundo. En México, representa la primera causa de muerte por cáncer femenino y en los últimos años, el número de decesos causados por esta enfermedad ha aumentado de forma alarmante, principalmente, por el retraso en el inicio del tratamiento, ya sea por la tardanza en la búsqueda de atención médica luego de que una mujer presenta un posible síntoma de cáncer de mama, o por la demora en el sistema de salud, particularmente al dar el diagnóstico definitivo.


Si bien el cáncer de mama representa una de las principales causas de muerte, si es detectado a tiempo o tratado de forma oportuna y precisa puede otorgar esperanza y calidad de vida para los pacientes.


Actualmente el Hospital Houston Methodist es uno de los líderes en tratar pacientes con cáncer de mama de manera muy exitosa a través de braquiterapia, la cual es un tipo de radioterapia interna en la cual se colocan semillas, listones o cápsulas que contienen una fuente de radiación en el cuerpo, dentro o cerca del tumor.


Asimismo, se está utilizando la terapia estereotáctica, la cual es una forma de radioterapia que enfoca energía de alta potencia sobre un área pequeña del cuerpo. A pesar de su nombre, la radiocirugía no es un procedimiento quirúrgico, no se hacen incisiones ni se colocan puntos, sino que es una técnica de tratamiento de radioterapia.

“La radiocirugía estereotáctica se realiza usando un bisturí de rayos gamma o un acelerador lineal. Tenemos dos opciones de radiocirugía estereotáctica para la mayoría de las metástasis cerebrales y una de las cosas únicas que tenemos es un bisturí de rayos gamma para que, en muchos casos, administremos la radiación sin poner marcos en el cráneo,” explicó el Dr. Andrew Farach, médico radio oncólogo del Hospital Houston Methodist.

En el caso del cáncer de mama, “tenemos muchas pacientes con metástasis cerebral que viven muchos años, incluso después de su diagnóstico inicial. Esta terapia se realiza en un sólo día y, tras ser realizado, la paciente se irá a casa sintiéndose bien, sin efectos secundarios.”


Agregó que para llevar a cabo “la radiación estereotáctica se revisa a cada paciente de forma independiente para conocer las necesidades individuales y cómo están controlando su cáncer. Pero realmente no hay muchas restricciones para poder realizar la radiocirugía.”


Respecto a la braquiterapia, el Dr. Farach comentó que “las pacientes deben cumplir de forma rigurosa una serie de criterios. Entre ellos, debe tratarse de mujeres mayores de 40 años, con tumores de menos de 2-3 cm, sin afectación ganglionar y cuyos márgenes de resección (extirpación) estén libres de tumor a más de 2mm.


No deberán existir focos del tumor microscópico satélites a la lesión tumoral primaria y no deberá presentar un patrón de crecimiento de pronóstico adverso.”


Para concluir, el especialista del Houston Methodist Hospital declaró: “Durante la aplicación de braquiterapia aquí en Houston Methodist, utilizamos un catéter por donde la fuente radiactiva pasa. Dicha radiactividad se administra durante algunos minutos y luego se retira para que el paciente salga de la clínica sin rastros de radiactividad.”