top of page

Avances en clonación de primates en China: un salto ético y científico


Los recientes avances en la clonación de primates por parte de científicos chinos han generado un debate intenso en la comunidad científica y ética. Según Diego Claudio Cortez Quezada, investigador del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM, clonar primates, un grupo de mamíferos al que pertenecemos, es significativamente más complejo que clonar otras especies como ovejas o perros, debido a su estructura genética complicada. 

 

El grupo de trabajo dirigido por Qiang Sun, del Centro de Excelencia en Ciencias del Cerebro y Tecnología de la Inteligencia en Shanghai, ha logrado superar obstáculos técnicos en la clonación de primates, enfrentándose a desafíos como la necesidad de replicar con precisión la preprogramación genética y reducir el número de células utilizadas en el proceso. En 2018, lograron un hito al obtener dos macacos hembra clonados, Zhong Zhong y Hua Hua, y más recientemente un macaco rhesus macho llamado Retro. 

 

La técnica mejorada implica el uso de dos células similares, una con el material genético reemplazado y otra con la maquinaria necesaria para mantener la preprogramación. A pesar de la mejora, Cortez Quezada enfatiza que los resultados son todavía bajos, con solo un nacimiento logrado de 113 embriones. 

 

Más allá de los avances técnicos, Cortez Quezada aborda el debate ético que rodea la clonación, particularmente en humanos, calificándola como inaceptable y antiética. Subraya que más allá de las habilidades técnicas, la humanidad debe definir qué es lo que realmente quiere y rechazar ideas como la de vivir para siempre por ser "increíblemente egoístas". 

 

El investigador también destaca los riesgos asociados con la clonación humana, como la creación de individuos que serían sujetos de derechos humanos. En cambio, ve un potencial positivo en la medicina genómica para casos específicos de enfermedades. Aunque varias naciones poseen el conocimiento y las técnicas para llevar a cabo la clonación humana, está prohibida en muchos países, incluidos Estados Unidos y Japón. Sin embargo, Cortez Quezada señala que China ha aprovechado lagunas legales para realizar estas investigaciones. 

 

Este avance en la clonación de primates en China no solo representa un logro científico notable, sino que también plantea preguntas profundas sobre los límites éticos y las responsabilidades de la ciencia moderna. 

0 comentarios

Comments


bottom of page