top of page

Astrónomos revelan la existencia de una "cuasi-luna" orbitando cerca de la tierra

Redacción Laura

Astrónomos revelan la existencia de una "cuasi-luna" orbitando cerca de la tierra

No estamos solos en el cosmos, y tampoco en nuestra órbita. Astrónomos han anunciado recientemente el descubrimiento de una "cuasi-luna", un pequeño cuerpo celestial que ha estado orbitando cerca de nuestro planeta desde al menos el año 100 a.C.


Aunque los expertos fueron conscientes de esta revelación desde el 28 de marzo, han esperado hasta tener la certeza científica para compartirlo con el mundo. Esta miniluna, llamada 2023 FW13, mide apenas unos 15 metros, similar al tamaño de un autobús urbano. A pesar de sus dimensiones modestas en términos cósmicos, representa una importante contribución al conocimiento astronómico.


José María Madiedo, astrofísico del Instituto de Astrofísica de Andalucía, explica que el pequeño tamaño y la superficie oscura de estas minilunas las hacen casi invisibles. "No tienen luz propia, solo reflejan la del Sol. Son muy difíciles de detectar hasta que están lo suficientemente cerca", señaló.


La presencia de 2023 FW13 cerca de la Tierra ha sido confirmada gracias a la tecnología del telescopio Pan-STARRS, ubicado en el volcán hawaiano Haleakala. Inicialmente, los científicos pensaron que podría tratarse simplemente de basura espacial, pero tras una investigación detallada, ha sido reconocida como un legítimo cuerpo celeste por la Unión Astronómica Internacional (IAU).


Este hallazgo ha desencadenado un debate entre los astrónomos sobre la terminología adecuada para describir a estos cuerpos. Aunque gravitacionalmente están más ligados al Sol que a la Tierra, se les denomina "cuasi-lunas" debido a su proximidad a nuestro planeta.

Teorías sobre el origen de esta cuasi-luna sugieren que podría ser un fragmento de la superficie lunar, desprendido debido al impacto con un asteroide. Sin embargo, independientemente de su origen, los expertos coinciden en que no representan ninguna amenaza para la Tierra.


No es la primera vez que se descubre un cuerpo de estas características. En 2016, Kamo'oalewa, otra cuasi-luna con un diámetro de 100 metros, fue identificada por astrónomos. El descubrimiento de estos cuerpos celestes ha llevado a los científicos a sugerir que hay muchas más cuasi-lunas esperando ser descubiertas.


A medida que la tecnología avanza, el cosmos revela más de sus secretos. Pero, mientras la comunidad científica celebra estos descubrimientos, los poetas y los románticos enfrentan el desafío de elegir entre las múltiples lunas que iluminan nuestro cielo nocturno. La pregunta es: ¿A cuál de ellas cantarán?

0 comentarios

Comments


bottom of page