Araña saltarina, un “super insecto” de 54 millones de años de antigüedad


Conocidas como arañas saltarinas, este animal, que ha estado presente en la Tierra desde hace 54 millones de años, posee una serie de cualidades corporales que la hacen un “super insecto”, y es que este arácnido es capaz de extender sus patas para dar saltos de largas distancias de forma certera.

Arañas saltarinas, ¿qué son y cómo son?

Los saltícidos o Salticidae son una familia de pequeñas arañas araneomorfas conocidas comúnmente como arañas saltarinas, saltadoras o caza moscas.


Aunque normalmente se mueven de manera discreta y bastante lenta, la Comisión Nacional de Biodiversidad (Conabio) asegura que la mayoría de estas especies puede dar saltos muy ágiles, especialmente cuando cazan, aunque a veces también en respuesta a amenazas repentinas o para recorrer grandes distancias, de ahí su nombre.


Se trata de un insecto con más de 600 géneros descritos y más de seis mil especies descritas. De hecho, es la mayor familia de todas las arañas, constituyendo un 13% de todas las especies, la cual, ha estado presente desde la época del Eoceno, entre hace 54 y 42 millones de años, según los registros fósiles más antiguos en ámbar báltico.


No obstante, de los pocos fósiles de arañas saltarinas, la mayoría son ámbares de la era del Cenozoico.


Características físicas


Son arañas pequeñas de pocos milímetros en general y de complexión compacta. Su cuerpo parece cubierto de pelos que a la vez son escamosos y a veces iridiscentes.


Se desplazan a gran velocidad y son capaces de dar saltos largos y certeros, y por difícil que parezca, no construyen telarañas.


En el caso de los machos, sus palpos, es decir los apéndices articulados con los que sujetan su alimento, son a menudo grandes y vistosos, por lo que son empleados durante el cortejo.


Sus patas anteriores son más grandes que las posteriores, de esta manera sujetan a su presa cuando caen sobre ella.


En cuanto a sus pulmones, estos tienen forma de libro y su sistema traqueal está bien desarrollado, por ello usa ambos sistemas en respiración bimodal.


Mientras que su visión es una de las mejores entre los artrópodos y la usan para moverse, cazar y durante el cortejo. La Conabio sostiene que cuatro de sus ocho ojos se orientan frontalmente, siendo los dos centrales los más grandes.


Si bien sus ojos son simples, estos son muy elaborados, de hecho, son capaces de enfocar y de moverse, variando su orientación y a veces los mueven rítmicamente para detectar a sus presas.


En cuanto a sus ojos frontales, estos le proporcionan visión estereoscópica, a la vez que los laterales completan un campo de visión de 360°, de esta manera no necesitan girarse para controlar todo su entorno, lo cual es una ventaja ya que no pueden girar la cabeza.


Tienen dos tipos de ojos: los ocelos y los ojos secundarios. Los ocelos son sus ojos principales y con ellos miran hacia adelante, son capaces de formar imágenes, a diferencia de otros artrópodos, cuyos ocelos sólo son capaces de detectar la dirección de la luz. Además, tienen músculos y se pueden mover.


Con este tipo de ojos las arañas pueden distinguir entre sus presas y sus posibles parejas a una distancia de entre 5 y 10 centímetros.

  • La mayoría de las arañas ve muy mal, algunas especies incluso carecen de ojos.

En cuanto a los ojos secundarios estos suelen ser más pequeños que los principales. Carecen de músculos y movilidad y les ayudan a ampliar el campo de visión de los ojos principales y dan a la araña una perspectiva más amplia.


También sirven como detectores de movimiento y para percibir la profundidad, pudiendo así calcular la distancia y dirección de presas o amenazas.


Con ayuda de sus ocho ojos, la araña saltarina puede ver lo que tiene a su alrededor tanto para cazar como para detectar posibles depredadores.


Es su eficaz visión lo que la hace una especie excepcional no sólo entre las arañas, sino entre este tipo de insectos, y es que, los saltícidos ven mejor que las libélulas, que son los insectos que mejor vista tienen, indica la Conabio.


Comportamiento


Las arañas saltarinas cazan por lo general durante el día. La mayoría de las especies puede dar grandes saltos de varias veces su propio tamaño, gracias a un sistema hidráulico interno que extiende sus extremidades al alterar la presión del líquido circulatorio (hemolinfa) dentro de ellas. Esto les permite saltar sin tener grandes patas musculosas como los saltamontes.


Además, tienen un sistema de seguridad, y es que cuando se mueven de un lado a otro y, en especial, antes de saltar, pegan un hilo de seda en donde estén posadas para protegerse por si fallan el salto. En ese caso, trepan de vuelta por el hilo, los cuales están impregnados con feromonas que juegan un papel en la comunicación reproductiva y social y posiblemente en la navegación.

  • Incluso, algunas especies de arañas saltarinas han demostrado ser capaces de recordar y reconocer colores y adaptar su estilo de caza en consecuencia.

El estilo de caza de los saltícidos es bastante variado comparado con el de otras familias de arañas, éstas se caracterizan por ser cazadoras diurnas, lo que tiene sentido si se considera su buena visión.


Para obtener su alimento, implementa una estrategia de caza que consiste en primero detectar una presa y orientarse hasta tener sus ojos medios anteriores apuntando hacia ella.


Hecho esto, la araña puede pasar un rato inspeccionando el objeto en cuestión y, si le parece una presa que valga la pena, empezará a acecharla. Una vez que esté lo suficientemente cerca, se tomará un momento para pegar un hilo de seguridad antes de saltar sobre ella.


Sin embargo, tienen muchas variantes en el estilo de caza, por ejemplo, no siempre se dirigen directamente a la presa, sino que a veces siguen un camino tortuoso que las lleva en ocasiones a perder de vista su alimento.


Esto es un comportamiento sorprendente, según los expertos, teniendo en cuenta el pequeño tamaño de su cerebro, de ahí que sigan siendo objeto de investigación.


Algunas arañas saltarinas se especializan en un tipo de presa en particular, por ejemplo: las hormigas, una presa que la mayoría de las arañas evita cazar.


Si bien, generalmente las arañas saltarinas son carnívoras, se sabe que algunas gustan también de néctar y materia vegetal. No se conoce ninguna que se alimente de semillas ni de fruta.

  • La hembra alimenta a sus crías durante sus primeros 40 días de vida con un líquido nutritivo parecido a la leche, y a las crías hembras se les permite consumir algo de este líquido después de alcanzar la madurez sexual.

Reproducción


Las arañas saltarinas realizan complejas exhibiciones visuales de cortejo, usando tanto movimientos como atributos corporales físicos, y es que, a diferencia de las hembras, los machos tienen el pelo plumoso, colorido o iridiscente flecos en las patas delanteras, estructuras en otras patas, y otras modificaciones, a menudo extrañas.


De acuerdo con los expertos de Conabio, estas características se usan en un “baile de cortejo”, en el que se muestran las partes coloreadas o iridiscentes del cuerpo, incluso señalan que se sabe que muchos machos poseen señales auditivas que se parecen a zumbidos o tambores.

  • Además de la exhibición de colores, las arañas saltarinas realizan complejos movimientos de desplazamiento, vibración o zigzag para atraer a las hembras.

Los machos adultos de muchas especies tienen parches que reflejan la radiación ultravioleta, esta característica visual es usada por algunas hembras al momento de elegir pareja.


Si la hembra es receptiva al macho, asumirá una postura pasiva y agachada. En algunas especies, la hembra puede que también haga vibrar sus palpos o abdomen. El macho extenderá entonces sus patas delanteras hacia la hembra para tocarla. Si la hembra sigue siendo receptiva, el macho subirá a su espalda y la inseminará con sus palpos.

  • Tener un colorido tan vistoso también puede aumentar el riesgo de atraer depredadores.

¿Dónde viven las arañas saltarinas?

Aunque la mayoría vive en bosques tropicales, también se las puede encontrar en bosques templados, matorrales, desiertos, zonas intermareales y regiones montañosas.

¿Son peligrosas las arañas saltadoras?

No, la mordedura de la araña saltadora no es considerada particularmente peligrosa para los seres humanos. Además es una especie que no acostumbra atacar animales más grandes que ella.


Aunque la mayoría de las arañas saltadoras producen veneno, este es totalmente inofensivo para los seres humanos.

39 visualizaciones