A punto de extinguirse los ácaros de nuestro rostro

NOTA

Redacción ANCOP

Dependen totalmente de nosotros. Se deslizan a través de la grasa y protegidos por nuestros poros, los diminutos ácaros Demodex folliculorum llevan una vida secreta dentro de nuestra piel y sólo emergen por la noche para aparearse en nuestra frente, nariz y pezones. Mide solo 0.3 mm de largo, y es transportado por aproximadamente 90% de las personas.


Llevan una vida inofensiva, se dan un festín con el sebo secretado naturalmente por las células en los poros, y es probable que hayan estado presentes desde los primeros años de vida, habiendo sido transferidos por nuestras madres durante el parto o la lactancia.


Sin embargo, por exitosos que sean sus encuentros sexuales, sus días como parásitos independientes pueden estar contados. El primer estudio de secuenciación del genoma de estos ácaros parece haberlos atrapado en el proceso de transición a simbiontes internos, totalmente dependientes de nosotros para su existencia. Eventualmente, este proceso puede incluso conducir a su extinción.


La investigación, publicada en Molecular Biology and Evolution, reveló que los ácaros sobreviven con el mínimo repertorio de proteínas, el más bajo visto hasta ahora en cualquier insecto, arácnido o crustáceo.


"La larga asociación con los humanos podría sugerir roles benéficos simples pero importantes, por ejemplo, para mantener los poros de nuestra cara destapados", dijo el doctor Henk Braig de la Universidad de Bangor y la Universidad Nacional de San Juan en Argentina, quien dirigió la investigación, en declaraciones al diario británico The Guardian.


Cuanto más se adapten a nosotros, más genes es probable que pierdan, hasta que eventualmente se vuelvan completamente dependientes de nosotros. Y sin la oportunidad de obtener genes adicionales de ácaros menos relacionados, pues no parecen transferirse entre humanos adultos durante el contacto físico cercano, su existencia aislada y la

endogamia resultante pueden haber puesto a los ácaros en el curso de un callejón sin salida evolutivo, y extinción potencial.


Si esto sucede alguna vez, podría ser una mala noticia para nosotros también ya que están asociados con una piel sana, por lo que si los perdemos, podríamos tener problemas con la piel.


El estudio puede consultarse en https://academic.oup.com/mbe/article/39/6/msac125/6604544?login=false

13 visualizaciones