A la Luna se le debe la fundación de Tenochtitlan

NOTA

Redacción ANCOP


En culturas primigenias el cielo da la posibilidad de organizar el tiempo, los calendarios son objetos culturales que sirven para organizar a la sociedad y su actividad, de hecho, al menos desde hace más de seis siglos vienen realizando observación y análisis, es así como sabemos que el 21 de abril de 1325, de las 11:00 a las 11:06 horas, año de la fundación de México-Tenochtitlan, la Luna cubrió el Sol totalmente.


Jesús Galindo Trejo, especialista en Arqueoastronomía del México Prehispánico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló en entrevista para Gaceta UNAM que pudo ser la señal para decir: “aquí nos quedamos… el hecho tuvo alguna participación en la decisión de permanecer aquí”.


Este eclipse total solar, planteó que para un pueblo que tenía como deidad principal a la Luna y el Sol, era el momento de quedarse aquí en el Valle, aunque explicó que la fundación fastuosa de la ciudad pudo haber sido después, debido a que los mexicas habrían esperado dos periodos de 13 días después del eclipse, para que la fundación coincidiera cuando a mediodía el Sol alcanza el Cenit, lo que ocurrió el 17 de mayo de 1325.


El especialista del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM, y por más de dos décadas investigador del Instituto de Astronomía (IA) en las áreas de plasmas astrofísicos y física solar, indicó que fundar la ciudad a esa hora del día se debe a que “los mexicas y otras culturas de Mesoamérica identificaron este fenómeno como el instante en que no hay sombra a mediodía”.

Agregó Galindo que “la Luna hace posibles los eclipses, que es de los fenómenos más grandes y llamativos en la naturaleza. A partir de que el humano observa por primera vez el cielo, es posible pensar que inicia el proceso para penetrar en el Universo”.


Anticipó que el 14 de octubre de 2023 sucederá un eclipse anular, cuando la Luna está más lejos que el promedio y su tamaño angular es menor que cuando se atraviesa e intenta tapar el disco de Sol, no alcanza a llenarlo por completo, y entonces se define un anillo que se observará en una trayectoria que pasará por la Península de Yucatán. Sin embargo, el 8 de abril de 2024, durante cuatro minutos y medio, “veremos una noche artificial, la Luna

tapará por completo el disco de Sol (…) se verá solamente por una trayectoria de 200 kilómetros; empezará en el Pacífico, entrará por Mazatlán en Sinaloa, y también se verá en Durango, Coahuila y luego se moverá a Texas. Valdrá la pena desplazarse a esta franja y observar este fenómeno”.


Un clip en Global UNAM TV del también autor del libro Arqueoastronomía en la América Antigua puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=yEQWmNdZL-0&t=4s

7 visualizaciones